miércoles, 22 de agosto de 2012

Historia de los Audífonos

 

Mucho antes de que existieran los audífonos, el hombre buscó en la naturaleza soluciones para oír mejor, tales como cuernos de animales o caracoles marinos. Y más tarde, fabricó piezas similares en madera o metal. Alrededor del siglo XVI empezó a usarse la trompetilla acústica, por aquel entonces de gran tamaño, si bien lo largo de los años se fue haciendo cada vez más pequeña y sofisticada. Ya en el siglo XIX empezaron a fabricarse tubos y trompetas a nivel industrial. 


Graham Bell
La invención de los actuales audífonos parte de dos importantes logros. En primer lugar,  Graham Bell - cuya madre y esposa eran sordas- inventó un dispositivo electromagnético capaz de convertir los impulsos eléctricos en sonidos. Diez años más tarde, en 1886, se produjo otro importante avance: Edison inventó el micrófono de gránulos de carbón.
Alrededor de 1900 la firma americana Akouphone patentó el primer audífono eléctrico, era tan grande que debía colocarse encima de una mesa, y las baterías duraban tan sólo un par de horas.  En 1914 Siemens presentó su auricular telefónico que reemplazó al pesado casco
En la década de los 20 se inaugura una nueva etapa, con la aplicación de las válvulas en las prótesis auditivas, lo que las hizo más eficaces pero todavía dependientes de enormes baterías. Y ya en 1948 se produce una revolución en el sector de los audífonos: la invención del transistor, paso decisivo que hizo posible la progresiva miniaturización de los audífonos.
Evolución de los audífonos
Durante los años 60 y 70 se incorporaron mejoras como el control automático de volumen o los micrófonos direccionales. En los 80,  se produjo el boom de los audífonos intracanales, que hicieron que muchas personas abandonaran sus prejuicios estéticos.  
Y ya en los 90, se produjo otro avance crucial: la introducción de la tecnología digital en el sector de los audífonos. Desde entonces, la evolución en la calidad sonora ha sido espectacular. Hoy en día, además de contar con soluciones extraordinariamente discretas, es posible programar la respuesta de los audífonos a medida de las necesidades auditivas de cada usuario. Asimismo, nuevos sistemas inalámbricos nos permiten conectar los audífonos a gadgets y dispositivos externos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada